您现在的位置: 主页 > 其他语种 > 西班牙语 > 西语资料 > > 正文

西班牙语童话:ElEnigma

作者:admin    文章来源:盐田区外国语学校    更新时间:2018-01-01

童话:El Enigma  
Hubo una vez un hijo de un rico comerciante que estaba poseído por un fuerte deseo de viajar por el mundo, y decidió hacerlo haciéndose acompañar solamente por un fiel sirviente. Un día llegó a un gran bosque, y al final de la tarde no había encontrado aún un  refugio, y no sabía donde pasar la noche. En eso vio a una mujer que se dirigía hacia una pequeña casa, y acercándose a ella vio que era una joven doncella. Él le habló diciéndole:

-"Querida joven, ¿podríamos mi sirviente y yo encontrar posada por esta noche en esa casita?"-

-"Oh, sí"- respondió con una voz triste, -"ciertamente que podrían, pero les aconsejo que no se aventuren a eso. No vayan."-

-"¿Por qué no?"- preguntó el muchacho.

La joven suspiró y dijo:

-"Mi patrona practica malas artes y siempre está indispuesta con los extraños."-

Entonces comprendió que habían llegado a la casa de una bruja, pero como ya estaba oscuro y no podían avanzar más, y también porque no era temeroso, entraron.

La vieja mujer estaba sentada en una mecedora cerca del fuego, y miró al extraño con sus rojos ojos.

-"Buenas noches"-gruñó ella, y fingió ser muy amable. -"Tomen un asiento y descansen."- 

Ella sopló el fuego en el que estaba cocinando algo en una pequeña olla. Su criada les advirtió a los dos viajeros que tuvieran prudencia, que no comieran ni bebieran nada, pues la anciana preparaba bebidas envenenadas. Ellos durmieron en calma hasta el amanecer. Cuando ya se alistaban para su salida, y el hijo del comerciante estaba ya sentado sobre su caballo, la anciana dijo:

-"Paren un momento, les daré una manita con una bebida para la partida."-

Mientras ella traía la bebida, el joven se fue, y el sirviente, que tenía que tenía que abrochar firmemente su silla de montar, fue el único que quedó presente cuando la malvada bruja llegó con la bebida.

-"Llévale esto a tu patrón."- dijo ella.

Pero en ese momento el vaso se volcó y el veneno se regó sobre el caballo, y era tan fuerte que inmediatamente el caballo cayó muerto.

El sirviente corrió tras de su patrón y le contó lo que había sucedido, pero no quería dejar su silla de montar tras de sí, y regresó a recogerla. Sin embargo cuando llegó donde el caballo muerto, un cuervo estaba sobre él picoteándolo para devorarlo. 

-"¿Quién sabe si podremos encontrar algo mejor para hoy?"- dijo el sirviente.

Así que mató al cuervo y se lo llevó. Y siguieron su camino dentro del bosque el resto del día, pero no salían de él. Al anochecer encontraron una posada y entraron en ella. El sirviente le dio el cuervo al posadero para que lo alistara para la cena. Pero no sabían que habían llegado a una guarida de asesinos, y durante la oscuridad de la noche, llegaron doce de ellos, con la intención de matar a los recién llegados y robarles. Pero antes de cometer su objetivo, se sentaron a cenar, y el posadero y la bruja se sentaron con ellos, y juntos tomaron un plato de sopa que se había hecho con la carne del cuervo. No habían terminado de tomar un par de cucharadas, cuando todos cayeron muertos, pues el cuervo les transmitió el veneno que había picoteado del caballo. No quedó vivo nadie más en la posada que la hija del posadero, quien era honesta, y nunca tomaba parte de sus malvados actos. Ella le abrió todas la puertas al extraño, y le mostró los tesoros que había apilados. Pero el muchacho le dijo que podía quedarse con todo aquello, y que él no tomaría ninguna cosa. Y siguió su camino junto con el sirviente.

[1]